Worldssps

NOVENA DE PENTECOSTÉS – SEPTIMO DÍA

Vida en comunidad

 

Himno: Despierta es el llamado (letra)

Despierta es el llamado de Aquel que es vigilia
Despiértame, oh Dios, en tu vigilia
/Toda fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

Los que tengan sed, que vengan a mí
/Los que tienen fe en mí, beban en abundancia/ 2x
Brotará agua viva de los corazones creyentes
/Cada fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

Aquellos que están solos, que vengan a mí
/Los que estén sin amigos, que vengan y estén conmigo/ 2x
Me encontrarás a tu lado, guiándote hacia la vida y el amor
/Cada fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

Ustedes que son preciosos a los ojos de Dios
/Ustedes que son muy amados por nuestro Dios Altísimo/ 2x
Él te pondrá como una luz en el reino de Su Hijo
/Cada fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

 

Oración de apertura

El Espíritu de Dios se cierne sobre el universo, formando, creando y dando vida y energía.

Tú eres el Dios de la vigilia eterna, y nosotros estamos en tu presencia.

Estamos aquí con humildad y reverencia, conscientes de tu infinito poder y amor.

Ofrecemos nuestras oraciones por toda la humanidad, la iglesia universal, nuestra Congregación, las provincias/ regiones, comunidades, cada una de nosotras, miembros de nuestra Congregación, nuestros colaboradores laicos y compañeros en la misión, nuestras familias, y la Madre Tierra.

Te pedimos que llenes nuestros corazones con tu aliento vivificante para guiarnos. No somos dignas, pero estamos agradecidas por tu infinita misericordia.

Que Tu presencia esté siempre con nosotros para que nunca nos separemos de Ti ni de la humanidad necesitada.

Te rogamos, guíanos hacia el Padre y el Hijo, y ayúdanos a servir y glorificar a Dios Uno y Trino. Amén.

 

Introducción desde las Escrituras

 

 

«Que el amor sea auténtico; odien lo malo, aférrense a lo bueno; ámense unos a otros mostrando honor. No desfallezcan en el celo; sean ardientes de espíritu y sirvan al Señor. Alégrense en la esperanza, sean pacientes en el sufrimiento, perseveren en la oración. Contribuyan a las necesidades de los santos; brinden hospitalidad a los forasteros». (Rom.12:9-13)

«El Espíritu Santo nos une en un sincero amor fraterno. En las diferencias de cultura, nacionalidad, personalidad y edad, experimentamos la riqueza de sus dones en cada una de nosotras. Nos apreciamos, animamos y ayudamos mutuamente, compartimos nuestras alegrías y penas, y mostramos interés por la vida y el trabajo de cada una». (SSpS Const.304)

«Vivir auténticamente en comunidad nos llama a una conversión continua, ya que las tensiones cotidianas, los malentendidos y los fracasos son inevitables. Una actitud de fe y humildad nos ayudará a reconciliarnos cuando surjan diferencias. Pedimos encarecidamente la gracia de perdonar y ser perdonadas». (SSpS Const. 306)

 

 

Momento de oración en silencio

Agradecemos a Dios la bendición de la vida comunitaria, reconociendo el profundo impacto que la presencia de cada persona tiene en nosotras. 

Reflexión

  • Reflexionemos sobre nuestra participación y presencia en la vida comunitaria:
  • ¿Hay algún aspecto de individualismo, consumismo y cultura de la comodidad en mi vida? (pausa)

 

Momento de compartir

¿Cómo enriquece el Espíritu Santo nuestras vidas a través de la vida comunitaria?

 

Oración final:

Dios, Espíritu Santo, sustentador del universo,
Tú eres el Dios de la confianza y la fortaleza.
La Buena Nueva que hemos escuchado ha creado
ondas de tu gracia en nuestras almas.

Creemos que Tú traes nueva vida y nos transformas
en personas que escuchan, observan, cuidan
y se mueven hacia los necesitados, los desposeídos y los solitarios.

Que los ojos siempre vigilantes e insomnes del Padre,
el corazón ardiente de Jesús, y Tu presencia, oh Espíritu Santo,
permanezcan con nosotras.

Te damos gracias, alabanza, gloria y honor, oh Dios Uno y Trino,
por aceptarnos incondicionalmente a nosotras, Tus hijas. Amén.