Worldssps

NOVENA DE PENTECOSTÉS – SEGUNDO DÍA

Profundizar en la intimidad con Dios Uno y Trino

 

 

Himno: Despierta es el llamado (letra)

Despierta es el llamado de Aquel que es vigilia
Despiértame, oh Dios, en tu vigilia
/Toda fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

Los que tengan sed, que vengan a mí
/Los que tienen fe en mí, beban en abundancia/ 2x
Brotará agua viva de los corazones creyentes
/Cada fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

Aquellos que están solos, que vengan a mí
/Los que estén sin amigos, que vengan y estén conmigo/ 2x
Me encontrarás a tu lado, guiándote hacia la vida y el amor
/Cada fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

Ustedes que son preciosos a los ojos de Dios
/Ustedes que son muy amados por nuestro Dios Altísimo/ 2x
Él te pondrá como una luz en el reino de Su Hijo
/Cada fibra de mi ser despierta, despierta a la llamada de Dios/ 2x

 

Oración de apertura

El Espíritu de Dios se cierne sobre el universo, formando, creando y dando vida y energía.

Tú eres el Dios de la vigilia eterna, y nosotros estamos en tu presencia.

Estamos aquí con humildad y reverencia, conscientes de tu infinito poder y amor.

Ofrecemos nuestras oraciones por toda la humanidad, la iglesia universal, nuestra Congregación, las provincias/ regiones, comunidades, cada una de nosotras, miembros de nuestra Congregación, nuestros colaboradores laicos y compañeros en la misión, nuestras familias, y la Madre Tierra.

Te pedimos que llenes nuestros corazones con tu aliento vivificante para guiarnos. No somos dignas, pero estamos agradecidas por tu infinita misericordia.

Que Tu presencia esté siempre con nosotros para que nunca nos separemos de Ti ni de la humanidad necesitada.

Te rogamos, guíanos hacia el Padre y el Hijo, y ayúdanos a servir y glorificar a Dios Uno y Trino. Amén.

 

Introducción desde las Escrituras

 

«Los que me aman guardarán mi palabra, y mi Padre los amará, y vendremos a ellos y haremos morada en ellos» (Jn 14, 23).

El Dios trinitario revelado a través de las palabras de Jesús, reside en nuestros corazones cuando lo aceptamos como el único Dios verdadero de la humanidad, tal como fue revelado a Moisés y a los patriarcas.

San Arnoldo Janssen escribió en el ‘Pequeño Mensajero del Sagrado Corazón’ en 1874: 

«La unidad mutua de las personas en la Santísima Trinidad es más cercana que la unidad entre la divinidad y la humanidad de Jesús. El Padre y el Espíritu Santo están donde está el Hijo, aunque sólo el Hijo en su persona está unido a la humanidad de Jesús. Así, toda la Trinidad reside en el Corazón de Jesús: la omnipotencia del Padre Eterno, la sabiduría y la belleza del Verbo Eterno, el amor eternamente generoso y la riqueza del Espíritu Santo«. 

Que el Señor nos conceda la gracia de vivir nuestro lema: ¡Viva Dios Uno y Trino en nuestros corazones y en los corazones de todas las personas! 

Momento de oración en silencio

Repite en silencio nuestro lema, pidiendo a la Santísima Trinidad que toque especialmente el corazón de los más necesitados de su presencia.

 

Reflexión

  • Detengámonos un momento en el misterio de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • ¿ Cómo me siento abrazada y acogida en el amor de la Trinidad?

 

Momento de compartir

Recuerda y comparte algunas de tus experiencias vitales donde te sentiste envuelta por Dios, la Santísima Trinidad.

 

Oración final:

Dios, Espíritu Santo, sustentador del universo,
Tú eres el Dios de la confianza y la fortaleza.
La Buena Nueva que hemos escuchado ha creado
ondas de tu gracia en nuestras almas.

Creemos que Tú traes nueva vida y nos transformas
en personas que escuchan, observan, cuidan
y se mueven hacia los necesitados, los desposeídos y los solitarios.

Que los ojos siempre vigilantes e insomnes del Padre,
el corazón ardiente de Jesús, y Tu presencia, oh Espíritu Santo,
permanezcan con nosotras.

Te damos gracias, alabanza, gloria y honor, oh Dios Uno y Trino,
por aceptarnos incondicionalmente a nosotras, Tus hijas. Amén.