Worldssps

marginados y excluidos

Las SSpS protegen la vida de las mujeres contra la trata

El Día Internacional de la Mujer ofrece una oportunidad vital para la reflexión y la concienciación sobre los retos a los que se enfrentan las niñas y las mujeres en todo el mundo.

Alrededor del globo, las hermanas SSpS están profundamente comprometidas con el empoderamiento de las mujeres a través de varias iniciativas. En la India Este, nuestras Hermanas participan activamente en la lucha contra la trata de seres humanos y ayudan a las mujeres a llevar una vida mejor.

Aquí, mostramos sus esfuerzos inspiradores en esta crítica tarea.

 

La madre de una niña sintió una inmensa felicidad cuando su hermanastra se ofreció a llevar a su hija menor de edad a una lejana ciudad metropolitana para trabajar.

Durante años, la hermanastra de la mujer había trabajado como empleada doméstica. Así que la madre, viuda y encargada de los recados de la familia con los escasos ingresos de los jornales diarios, se sintió aliviada de que ahora su joven hija también pudiera obtener ingresos. El dúo se marchó a la ciudad, pero al cabo de unos meses, la joven desapareció.

Su madre, que sufría en silencio por falta de financiación y mano de obra, se armó de valor años después para ir en busca de su hija.

Al principio, intentó hacerlo sola. Poco a poco, organizaciones sin fines lucrativos y particulares se unieron a su búsqueda. Por desgracia, su hija no fue encontrada y no obtuvo una respuesta satisfactoria sobre su bienestar.

Puso fin a la búsqueda, pensando que su hija volvería a casa algún día, desde el lugar que se suponía era un «refugio seguro». A los jefes de la joven y a la hermanastra de su madre no les afectó la desaparición de la niña.

No se trata de un caso aislado de trata de seres humanos; miles de familias de todo el mundo viven en la agonía por la desaparición de su hijo, hija o cónyuge. Las Naciones Unidas ofrecen estadísticas escalofriantes que revelan que la trata de seres humanos es la esclavitud moderna, y que está mucho más extendida de lo que podríamos imaginar.

La Hna. Anita Bandod dirige un programa de sensibilización para mujeres jóvenes sobre el riesgo y los retos de la migración, y las medidas de seguridad y asistencia disponibles en caso de peligro.

Anuncio

Los periódicos publican historias de trabajadores rescatados sometidos a condiciones peligrosas, en las que se les hacía trabajar las veinticuatro horas del día sin comida, descanso ni salarios dignos. Estos hombres y mujeres vulnerables se convierten en chivos expiatorios del egoísmo de otros. La agonía de alguien es el beneficio de otro.

Odisha, uno de los estados orientales de la India, se enfrenta a la migración masiva de su población de clase media a otras ciudades del país en busca de empleo, principalmente en el sector no cualificado. Factores como la baja tasa de alfabetización, las temporadas de despido debido a los cultivos estacionales, la falta de vías de empleo y el atractivo de la vida moderna instan a sus ciudadanos a emigrar a otras ciudades, a menudo ilegalmente.

Aunque el gobierno ha establecido la obligación de que la población migrante registre su paradero en una ventanilla gubernamental por su seguridad y beneficios adicionales, la mayoría de la gente suele eludirlo, debido al proceso y a la falta de concienciación. En definitiva, nadie se lanza a una trampa de trata, pero muchos acaban siendo presa de estafadores.

Los matices de la trata son muy complejos, y puede que no sea un «solo individuo» el atrapado, sino que a menudo se mantiene en asedio a grupos de hombres para que trabajen en régimen de servidumbre. Estos casos, parecidos a la experiencia del holocausto para las víctimas, ponen de relieve el comportamiento salvaje de otros seres humanos. Se explota la vulnerabilidad de las personas.

Por ejemplo, dos hermanos menores de edad que trabajaban en una fábrica de ladrillos decidieron volver a casa, debido al trabajo peligroso y a los malos tratos. Desgraciadamente, de camino a casa, uno de ellos murió de una enfermedad causada por las malas condiciones de trabajo. Se perdió una vida joven, privada de la dignidad humana y la recompensa merecidas. A menudo, las familias desconocen el paradero de sus pupilos, y no todos son capaces de salvar a sus parientes de la trata de seres humanos.

La trata de seres humanos es un mal mundial, que abarca desde la migración ilegal transfronteriza hasta el comercio de carne. No es elección de nadie, pero es el destino de algunos de nuestros hermanos y hermanas. Es un problema constante para el que ni siquiera las organizaciones internacionales pueden encontrar una solución permanente. Sin embargo, un poco de cuidado, un poco más de concienciación y desprenderse del síndrome «¿Soy yo el guardián de mi hermano?» pueden reducir la intensidad de este mal.

 

Religiosas que forman parte de la Fundación Arise, una organización en red para la migración segura y la protección.

Reconociendo que la migración es necesaria para el desarrollo económico de la sociedad, y la necesidad de acompañar a las personas en la elección segura de sus lugares de trabajo, hermanas de distintas congregaciones religiosas de Odisha y Jharkhand formaron un » Servicio de Ayuda al Migrante » para una migración segura. Las poblaciones tribales cristianas de estos dos estados constituyen un número masivo de trabajadores no cualificados en distintas partes del país. El Servicio de Ayuda a los Migrantes trabaja en red con otra fundación de migración segura, «Arise», de ámbito nacional. Las religiosas encabezan las actividades, junto con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales afines. Fue una intervención noble y oportuna de la Iglesia, teniendo en cuenta la creciente preocupación por la seguridad de las mujeres debido al aumento de los casos de engaño, explotación y comercio de carne.

Estas dos oficinas se centran en concienciar sobre la trata, prestar asistencia jurídica a las familias y las víctimas, ayudar a los inmigrantes a mantenerse en contacto con otras personas de su entorno y ayudarles a regresar a sus lugares en caso de incidentes no deseados.

Esta iniciativa es una ayuda importante para muchos jóvenes, personas semianalfabetas y trabajadores desamparados. Es una red de poder religioso, en la que el poder humano, la infraestructura existente, la tecnología y los servicios dedicados e improvisados de las personas se aprovechan y se dotan de recursos para una misión. Un movimiento creativo y oportuno, surgido del sentimiento de «¡Soy el guardián de mi prójimo!».

La Hna. Anita Bandod aparece en la foto con jóvenes formadas en cursos de esteticista, mostrando su eficacia en el maquillaje de novias. En respuesta a los incidentes de trata de personas, las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo pusieron en marcha programas de formación profesional basados en las tendencias actuales, como los cursos de esteticista.

Por mucho que sea necesario evitar que la gente emigre, retener el poder humano es vital para evitar la fuga de cerebros y de recursos. Algunos pueblos rurales carecen de la generación joven, lo que afecta al cuidado de los ancianos, la mano de obra agrícola y el capital social. A menos que los jóvenes tengan mejores oportunidades de empleo, buscarán mejores perspectivas más allá de su vida rural.

En respuesta a los desafortunados incidentes de trata de seres humanos de los que son víctimas mujeres jóvenes, las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo tomaron medidas proactivas iniciando programas de formación profesional basados en las tendencias actuales. Los cursos de esteticista resultaron ser un sector de gran atracción para el público, con unos beneficios decentes. Estos cursos también atrajeron a las jóvenes, por su creatividad, sentido estético y por ser una profesión muy solicitada.

Debemos estar atentos a lo que les ocurre a nuestros vecinos. Puede que las trabajadoras domésticas de nuestro barrio estén sufriendo un trauma. Una mujer que encontramos en la calle puede necesitar protección desesperadamente. Un niño que nos sigue sin decir palabra podría necesitar ayuda, o un joven en la esquina del tren podría estar amenazado. Puede que no siempre seamos conscientes: la trata de seres humanos se manifiesta de muchas formas. Además de la oración y el ayuno, la Iglesia anima a todos a ser defensores de la promoción de la vida humana y a no ignorar la trata.

 

Hna. Tessy Jacob, SSpS
Publicado originalmente en Global Sisters Report (9 de febrero de 2024)

 

Tessy Jacob es miembro de las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo. Es de nacionalidad india y se interesa por la evangelización a través de los medios de comunicación. Es secretaria conjunta de la Asociación de Prensa Católica de la India y coordinadora de comunicación de su provincia natal. Actualmente cursa estudios de doctorado en medios y comunicación en la Universidad Xavier de Bhubaneswar

Leave A Comment

Your Comment
All comments are held for moderation.