Worldssps

Año de la Compasión, Year of Compassiion

Compasión: Amor en acción

En este Año de la Compasión traeremos muchas historias de nuestras hermanas o personas relacionadas con nosotras que compartirán sus experiencias profundas de dar y recibir compasión.

Caminemos junto a la Hna. Yuliana Mamuk en esta su experiencia de asombro, amor y comunión con los adultos mayores.

Cuidando la Salud de los adultos mayores

En el corazón de Europa abundan innumerables historias sobre los adultos mayores. En los Países Bajos, más del 20,31% de la población tiene 65 años o más (Oficina Central de Estadísticas). A través de historias personales y momentos sinceros, vividos por la Hna. Yuliana Mamuk con ellos, nos permite entrver la belleza de envejer, valorando cada etapa de la vida y destacando el profundo impacto de la conexión humana en las vidas de los adultos mayores.

Su recorrido, viniendo de Indonesia (Flores Este), se despliega en el contexto de una cruda realidad europea: la prevalencia de la comunidad de adultos mayores. Motivada por la empatía y un deseo profundamente arraigado de generar un impacto significativo en sus vidas, tomó la decisión consciente de seguir una carrera en cuidado de la salud en 2008, una decisión que continúa moldeando su camino en la actualidad.
«Mi objetivo era simplemente ofrecerles apoyo», confiesa, y sus palabras reflejan la compasión y la sinceridad genuinas que subrayan su compromiso de mejorar el bienestar de aquellos confiados a su cuidado.

Transitando los primeros desafíos

Aunque eligió trabajar en el sector de la salud, adentrarse en un nuevo campo no está exento de desafíos. La misión no es fácil. Sin embargo, las experiencias de la hermana Yuliana en varios hogares de ancianos le han presentado nuevas perspectivas. Adaptarse a esta línea de ministerio lleva tiempo y exige una resistencia física significativa. «Los cursos que completé en la escuela me brindaron conocimientos invaluables sobre la atención al paciente. Ahora entiendo que esta misión exige una paciencia inmensa, pero me brinda más confianza», reflexionó la Hna. Yuliana.

Trabajando con adultos mayores con demencia

Cuando la Hna. Yuliana asistió a un curso de cuidado, se le presentaron tres opciones: cuidar ancianos, discapacitados o niños. Cada opción venía con su propio conjunto de actividades y destinatarios específicos. Eligió trabajar con los adultos mayores que viven en sus casas.

En los Países Bajos observa a numerosos adultos mayores que, debido a la edad o a limitaciones de salud, se sienten solos y dependen de la ayuda de otros. Ser testigo de esto inspiró a la Hna. Yuliana a continuar su servicio a los ancianos.

«A veces, te encuentras con personas que requieren ayuda con las tareas del hogar debido a limitaciones físicas, lo que les impide hacerlo de forma independiente. Otras veces, tu atención se centra en brindar comodidad y cuidado a quienes necesitan atención. Y luego, hay momentos en los que el estímulo es necesario», explica la Hna. Yuliana.

Atravesando desafíos

Varios desafíos surgen en este ministerio con los adultos mayores. Un desafío importante, según la hermana Yuliana, es gestionar los cambios de comportamiento que a menudo se asocian con la demencia, como la inquietud, la ansiedad o los cambios de humor.

La Hna. Yuliana también enfatiza la importancia de conectarse y entablar conversaciones con los cuidadores. Las actividades colaborativas brindan oportunidades para construir conexiones personales, comenta la Hna. Yuliana.

«Conocerlos a nivel personal me ayuda a comprender mejor su situación». Los cuidadores también necesitan cuidados.

Momentos hermosos y conmovedores

A pesar de los desafíos, estar con los adultos mayores y con quienes padecen demencia está lleno de innumerables momentos hermosos y significativos. La Hna. Yuliana comparte: «Las personas que aprecio son increíblemente dulces. Expresan sus emociones abiertamente, ya sea que se sientan felices o tristes. Incluso en sus luchas, siempre muestran aprecio, a menudo con un cálido abrazo cuando me voy».

Una experiencia particularmente conmovedora para la Hna. Yuliana fue cuando cuidó a una mujer moribunda. «Durante las horas tranquilas de la noche, mientras me sentaba junto a su cama, sentí una conexión profunda», recuerda.

«Al tomar su mano, experimenté una profunda sensación de unión y asombro, al darme cuenta de lo pequeña que soy en el gran conjunto de lo todo lo creado».

Su perspectiva sobre la muerte también ha evolucionado. «Solía ver la muerte como algo aterrador», admite. «Pero ahora lo veo como un momento sagrado: un regreso a Aquel que nos creó. Hay una sensación de asombro al regresar al abrazo de Aquel que nos ama incondicionalmente».

Luz en el tapiz del envejecimiento

En su misión con los adultos mayores la Hna. Yuliana toca lo más profundo de las almas con amor compasivo.

En el ámbito del cuidado de los adultos mayores, el recorrido de la Hna. Yuliana personifica la esencia de la compasión en acción. A pesar de las dificultades, su dedicación inquebrantable ilumina las vidas de aquellos a quienes sirve, ofreciendo consuelo y conexión frente a la soledad y las dificultades. A través de su profundo compromiso, no sólo atiende las necesidades físicas de los adultos mayores, sino que también toca lo más profundo de sus almas, encarnando el poder transformador del amor y la empatía. Dentro del intrincado tapiz de narrativas que describen el envejecimiento y la vulnerabilidad, se encuentra una verdad profunda: nuestra mera presencia puede brindar consuelo, compasión y sanación, mostrando el potencial ilimitado del espíritu humano para ofrecer consuelo a los demás.

Hna. Veronika Lili Purwanti, SSpS – Provincia de Holanda.

 

Leave A Comment

Your Comment
All comments are held for moderation.